Romper las cadenas

SI NO ME RESPONDES NO TE ENVIO MAS CORREOS¡!

Este es el asunto de uno de los últimos mensajes en cadena que he recibido. Es un chantaje emocional en el que te mandan una presentación muy dulce, donde te demuestran lo especial que eres y el cariño que te tienen, te hacen pedir un deseo que se te cumplirá si reenvías el mensaje a un mínimo de 15 personas, pero eso sí, si no lo haces, te ocurrirá lo contrario de lo que deseas. Nadie tiene la potestad de concederte buena o mala suerte, ni de bendecirte en función de los mensajes que mandesEste mail en concreto pertenece a una empresa cuyo negocio es recolectar continuamente direcciones de correo para venderlas en bases de datos dinámicas.

La red está plagada de mensajes de este tipo,  se les llama  “hoaxes”, en ellos te bendicen y maldicen todo dependerá de a cuánta gente lo distribuyas.  Los objetivos principales de estos mensajes son: conseguir direcciones de correo válidas, congestionar los servidores, distribuir publicidad subliminal y/o alimentar el ego del autor. Todo ello genera sus correspondientes consecuencias que no vamos a nombrar pero se pueden imaginar.

Desde aquí el consejo es Romper esas cadenas. Si te interesa realmente el contenido, porque te parece  bonito y original, lo puedes abrir desde el Powerpoint o el Open Office.Impress,  y eliminar esas diapositivas finales donde se amenaza a la gente. El archivo nuevo ya no transmitirá grandes desgracias a nadie. Si realmente quieres guardarlo y extenderlo, al menos que sea de esta manera. Sin olvidar usar como destinatario el apartado CCO: (copia oculta) y borrar del mensaje todas esas direcciones de correo electrónico que lo acompañan. Son muy suculentas para distribuir publicidad.

Es muy bonito recibir buenas palabras de gente cercana, pero hay que pararse a pensar si la gente que lo manda, realmente está a tu lado cuando lo necesitas, o si te escriben alguna vez mensajes personales compartiendo contigo esa vida tan estupenda que te desean o interesándose por cómo estás en la realidad. Si es así, es mejor coger el teléfono y quedar en persona, porque las amenazas en cadena, aun acompañadas de buenas palabras, realmente confunden.

Anuncios

2 responses to “Romper las cadenas

  • Estefania

    Me ha encantado este artículo, creo que tienes razón. Yo no los abro, no me apetece dedicarles mi tiempo, y a veces hasta me siento mal por ello…

  • bouffe

    Estos mensajes llegan continuamente, los mandan de fuena fe, pero habría que tener todo esto en cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: